Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Mojarras Zompopas y Fusileras

Estoy en una finca donde solo me acompaña un perro, un caballo y unas vacas el viento sopla fuerte, los pájaros buscan su nido y yo quiero contarles una historia antes de que caiga la noche para todos y tal vez antes que caiga la muerte para mí.

Hola soy piligüe, les voy a contar la historia de tres familias que llegaron de España a Costa Rica, como vivieron en varios lugares y al final terminamos en Chachagua, un pueblo pequeño enclavado en una montaña, cerca de un volcán, sus historias y como la vida los unió a pesar de todo.

Las mojarras, de apellido Valverde, decíamos venir de Valverde del camino, Andalucía. “Yo soy mojarra”.

En Valverde del Camino se fabrican unos botines de cuero buenos, con tacón cubano indispensable para personas pequeñas, de ahí la costumbre de utilizar botas vaqueras en mi familia.

Conga y Hermelinda eran mis abuelos y los padres de Lilo Mojarra, Lelo Mojarra, Marino Mojarra, Marina Mojarra “Mi madre» nos decían mojarras por parecernos físicamente a un pez que es gordito y pequeño, de hecho, mis tíos no median más de metro cincuenta.

Mis tíos menores se llamaban Hugo y Ulises alias “Pescado”.

Las mojarras llegaron por barco a Puntarenas, luego subieron hasta Miramar de Puntarenas, ahí vivieron varios años hasta que decidieron vender sus tierras y comprar una finca en Chachagua. Buscaban la paz y tranquilidad que habían perdido en Miramar debido a la forma de vivir que teníamos.

Las fusileras de apellido Mora, decían venir de un pueblo de Cataluña, de un lugar llamado Hospitalet de Llobregat, cerca de Barcelona.

Decían tener una herencia enorme en Inglaterra, ya que su abuelo, amigo del Rey de la época le había dado un dinero para ponerlo en un banco en Inglaterra y cuando las cosas en España se calmaran volverían, mientras tanto se vino a vivir a Costa Rica, las cosas nunca se calmaron en España, al menos mientras él vivía y nunca pudo regresar a España, menos a Inglaterra a por el dinero. Murió diciendo que tenía mucho dinero en Inglaterra.

Herminio fusilera al referirse a una persona decía que era un fusil de chispa, por lo que los pusieron las fusileras.

Herminio y Marta, tuvieron varios hijos e hijas donde destacaban, Leonel, Segundo, alias Matute”, Teresa, Nacho y Analía Fusilera. Marta su madrastra los dejó muy pronto por lo que Herminio se dedicó a tomar licor, aunque creo que fue por eso que lo dejó.

Las fusileras también llegaron en barco, pero subieron un poco mas hasta Naranjo, ahí estuvieron también varios años hasta que el Gobierno les asigno unas tierras en La Colonia Trinidad en Chachagua.

Los Zompopas, de apellido Vargas (Gitanos) decían venir de España también, de un pueblo de Andalucía, pero nunca dijeron de que pueblo, llegaron en barco y subieron a San Ramón, ahí estuvieron varios años hasta que lograron llegar a Chachagua, nunca tuvieron tierras propias, se dedicaban a cuidar fincas o trabajar como peones agrícolas o ganaderos.

El padre Leonte Zompopa y Mina eran los padres y tuvieron a Leonel Zompopa, Elizabeth Zompopa, Celso Zompopa, Olman Zompopa y la gorda Ceneida Zompopa.

Chachagua es un pueblo cerca de un volcán activo, que mato a casi noventa y nueve personas en una erupción repentina, ya que el volcán fue un cerro perfecto por muchos años.

Sus tierras eran muy buenas y la producción de alimentos era realmente abundante, además los animales de caza, como jabalíes, venados, conejos, monos, y demás daban sustento a las familias, sin mucha preocupación, también había muchas aves y peces que ayudaban en la dieta del pueblo.

En un pueblo muy pequeño con pocos habitantes y de unas cuantas familias, donde todos se conocían era muy fácil interactuar con las demás familias, pero la desgracia estaba por ocurrir, ya que el destino uniría las tres familias de una forma que provocaría historia en un pueblo tan pequeño.

A propósito, les recuerdo “Soy Piligüe”, hijo de Marina Mojarra, no tuve padre, mi abuelo Conga Mojarra y mis tíos trabajaban la tierra, pero los fines de semana, subían al pueblo a tomar, bailar y pelear, mi tío Lelo Mojarra padeció de polio por lo que usaba muletas y las utilizaba para atacar a sus enemigos.

Las fusileras también trabajaban la tierra y los fines de semana subían al pueblo a hacer lo que todos hacían por esa época, ir a misa, ver un partido de futbol, tomar algo, presumir de sus caballos, bailar y luego surgían los problemas los cuales solucionaban con peleas múltiples, donde nadie sabía a quién atacar.

Los Zompopas vivían en el pueblo, lo cual facilitaba ir a por un arma en caso de ser necesario, por lo general machetes y puñales, o por el contrario buscar refugio fácilmente si la pelea se complicaba.

Celso Zompopa era un caso especial, utilizaba piedras, con un acierto de un lanzador de pelotas de beisbol, por cierto, Celso un día se durmió y unos chicos le ataron los pies y le hicieron explotar unos petardos y cuando Celso intento salir corriendo se golpeó la cabeza y murió.

Cuando mi familia llegó a la nueva finca lo primero que hicieron fue ir a robar frutas, pejibayes, a una finca vecina, para venderlos y comer, precisamente a la finca de las fusileras, lo cual causo un gran enfado entre las dos familias, a tal punto que mi Tío Marino Mojarra tuvo que pedir perdón a las fusileras, pero este problema acercó un poco a las dos familias ya que los Mojarras éramos nuevos en el pueblo.

Cuando las mojarras nos unimos un poco con las fusileras formamos un grupo muy grande que nadie se atrevía a afrontar, pero ahí aparecieron los Zompopas ya que su diversión era bailar, tomar licor y pelear.

Pronto se enfrentaron entres sí, las tres familias causaban expectación en Chachagua con sus contantes peleas y alborotos.

Entre peleas y discusiones surgió el amor entre algunos de los integrantes de las tres familias, al principio no fue bien aceptado por ninguna de las dos familias, pero la insistencia entre los enamorados prevaleció, hasta el punto que se efectuaron varias bodas entre sí.

Teresa Fusilera se casó con Leonel Zompopa.

Leonel Fusilera se casó con Elizabeth Zompopa

Marino Mojarra se casó con Nicida Zompopa.

Les decían zompopas en alusión a unas hormigas americanas dedicadas a recolectar y eso era precisamente lo que hacían los zompopas recolectar de todo para sobrevivir.

Leonte Zompopa, Celso y Olman hacían lo mismo por tal motivo, pero nunca fueron demandados porque lo que recogían eran cosas de poco valor o frutas.

Leonte Zompopa se dedicaba a hacer pequeños trabajos y a fabricar licor clandestino «Guaro de monte», pero lo fabricaba en la finca de algún vecino por si llegaba la policía, por tal motivo recibió en una oportunidad una cantidad considerable de balas, las cuales no pudieron acabar con su vida, mientras tanto Celso Zompopa se dedicaba a hacer pozos en las fincas para sacar agua para las casas o para tanques sépticos.

Las fusileras por su parte se dedicaban a trabajar su finca y así buscar el sustento de toda la familia, eran especialistas en comer carne de monte, no importaba que fuera un zorro, un armadillo, una ardilla, un conejo, un pizote en fin cualquier animal que apareciera incluso culebras y cangrejos de río.

Para esa época era común comer animales de caza, pero los venados, tepezcuintes, aves y peces tenían más clase para ser consumidos por las personas.

Los fusileros, las mojarras y los zompopas teníamos el hábito de cosechar y comer también cualquier fruta de cualquier finca propia o del vecino.

Los Mojarras teníamos una finca grande que permitía trabajar a todos en la finca, también había fincas vecinas donde acostumbramos robar frutas, pero en esta ocasión solo para comer a ese acuerdo se llegó con las fusileras después del primer robo de pejibayes.

Los fines de semana subíamos al pueblo y después de unos cuantos tragos de licor aparecían las peleas, en alguna ocasión los Mojarras ganaban la pelea, por lo tanto se mantenían en el salón de baile, pero en ocasiones se perdían las peleas, por lo que los mojarras tomábamos la de Villa Diego y corríamos en las oscuridad causando pavor, ya que mientras corríamos el abuelo Conga Valverde resoplaba muy feo, simulando un mono, mientras todas las mujeres mojarras gritaban y las muletas de Gelo Mojarra producían un ruido enorme al pegar con las piedras, ya que en la parte final de las muletas le había incrustado un hierro para que no se gastara la madera y también para causar más daño a sus atacantes.

No sé cuántas peleas hubo, solo sé que casi siempre salíamos corriendo, delante de algún Zompopa o de alguna fusilera que se había pasado de licor y había sacado un arma.

Bueno al menos eso me decían, pero creo que desde que Marino Mojarra pidió perdón por el robo de pejibayes mi familia quedó un poco desmoralizada y eso lo sabían los Zompopas y los Fusileras.

Hermino fusilera decía, no temas a quien temió, pero Herminio fusilera peleo tantas veces como pudo, pero nunca ganó una pelea.

Cuando fue viejo decía, me volvería tomar todo el licor que me he tomado en mi vida y un poco más.

La primera fiesta en común de las tres familias fue en cuando Leonel Zompopa se casó con Teresa Fusilera, la misa en el pueblo terminó muy bien, pero la fiesta se celebró en casa de las fusileras.

Los Zompopas ponían el guaro que fuera necesario ya que lo fabricaban en su casa y las fusileras toda la comida que fuera necesaria.

Ese día Segundo fusilera intento ligar, o mas bien acostarse con Maritza Zompopa por lo que se armó una gran discusión y luego una gran pelea, mas bien una gran persecución, todos corrían en la oscuridad, gritos por un lado y por toda la finca.

Al final varios aparecieron con la ropa sucia de haber caído al suelo, no se supo quien peleo contra quien, nadie perdió, nadie ganó, como siempre.

Leonel se casó con Teresa, pero se llevó su esposa y a su cuñada y hermana de Teresa “La Analía” lo que le causaría grandes problemas con el tiempo, ya que Leonel se enamoró de su cuñada.

Leonel y Teresa vivieron muy bien cerca de un año, pronto vino el primer embarazo, y muerte del recién nacido, a esta desgracia, se unió el hecho de que Analía se había venido a vivir con ellos para ayudar a su hermana Teresa en tener el crio, pero Leonel Zompopa aprovechó para cortejar a Analía Zompopa, su cuñada y así establecer una relación oculta por muchos años hasta que salió a la luz.

Cuando Teresa se enteró de la infidelidad de su marido y de su hermana ya tenía una hija de cerca de doce años y dos hijos de once y diez años, por lo que decidió hacer lo mismo, pero esta vez con varios hombres, una vez intentaron volver y vivieron cerca de un año juntos “por los hijos” pero no funcionó y se separaron para siempre.

Teresa Terminó casada o juntada con un señor con el cual tubos gemelos, mientras tanto se dice que Leonel Zompopa murió de sida, luego de padecer diarreas profundas, que hacían detener el autobús del pueblo para ir al baño, en su funeral nadie lo pudo ver ya que el ataúd estaba cerrado a cal y canto.

Leonel fusilera se casó con Elizabeth Zompopa, en esta ocasión se trajeron al hermano de Leonel fusilera, Nacho fusilera, que al final de los tiempos acabaría liándose con su cuñada Elizabeth Zompopa, ya que Leonel Zompopa viajaba al mercado en la capital a vender sus productos agrícolas.

Marino Mojarra se casó con Nicida Zompopa y tuvieron muchos hijos, uno era especial le decíamos “Mandinga” porque tenía una mano mal producto de la polio, pero tenía particularidades especiales, era muy querido por todo el pueblo, heredó la habilidad de su tío Celso Zompopa de lanzar piedras con una puntería increíble, también puso de moda en el pueblo bailar solo, al final de los días y con cerca de treinta años, fue atropellado por un carro en un pueblo vecino y murió.

Sus hermanos también tenían algún tipo de discapacidad, por lo que fueron tomados en cuenta para los juegos olímpicos especiales, donde tanto en deportes colectivos como individuales lograron triunfar a nivel mundial a pesar de vivir en un país muy pequeño pobre y con pocos recursos y habitantes.

Ahora les contaré la historia de cada uno de los protagonistas de estas tres familias, empezando por los Zompopa, luego las fusileras y terminando con mi familia los Mojarras.

Celso Zompopa, nunca se casó, fue un solterón de pueblo, como les conté antes se dedicaba a hacer pozos para sacar agua, se dice que sus hermanas le servían para satisfacer sus deseos sexuales.

Cada sábado subía a la cantina a beber y buscar pelea, nunca ganó ninguna con nadie en particular, solo ganaba cuando peleaba, con Herminio Mora, el patriarca de las fusileras.

En una ocasión el patrón de Celso Zompopa se metió para separarlos por lo cual la pelea terminó entre Celso y su patrón , ya que Celso le dijo “Hijueputa déjeme matar a Herminio fusilera” el patrón no aceptó que se metieran con su madre y le dio una paliza enorme al pobre Celso Zompopa, ya que como les narre antes Celso solo servía para atacar a las personas con piedras, no con sus puños, la historia terminó el día siguiente, con jornada laboral, ya que Celso llegó a la casa de su patrón con quien había peleado el día anterior, pero el patrón estaba con las manos destruidas de los puñetes que le había dado a Celso, por lo que con un tanto de humor el patrón le dijo, debes trabajar el doble ya que por tener las manos hinchadas no podré trabajar en un par de días.

Celso era algo especial, nunca se enfadaba con nadie después de sus peleas, nunca fue vengativo, al final de los días con cerca de cincuenta años murió de una forma un poco tonta, un poco extraña y muy misteriosa.

Por tomar licor dormía donde pudiera, en esta última ocasión se durmió en una acera, cerca de un gran almacén y cerca por supuesto de la cantina, unos niños traviesos que se divertían con los borrachillos del pueblo, lo ataron de los pies, mientras dormía, luego le prendieron juegos artificiales y cuando Celso Zompopa intentó ponerse de pie y correr para evitar la pólvora, no pudo correr por estar atado muy fuerte, solo pudo dar un salto a pies juntos, y también debido a su estado etílico, cayó y se golpeó la cabeza, lo encontraron al día siguiente en la mañana, ya sin vida, no se supo a qué hora murió, ni quien le hizo la broma, se cree que podrían ser sus sobrinos, incluido Mandinga, pero nadie lo aseguró, nadie investigó.

Ya no había quien tuviera el valor de perforar la tierra por cerca de veinte o treinta metros para obtener agua, ya no había quien subiera a los arboles por altos que fueran y por fuerte que fuera el viento a recoger la cosecha de frutas.

Ya no estaba el aprendiz de boxeador que tanto necesitaba el pueblo para su entretenimiento y lo peor de todo, ya Herminio fusilera no tenía con quien practicar sus simulacros de pelea.

Ceneida la Gorda Zompopa, de niña tenía un cuerpo muy bonito, se casó con un vecino del pueblo, tuvo un hijo y se separó de su marido, luego dicen que se fue a Panamá a ejercer el oficio mas viejo del mundo, cada cierto año regresaba al pueblo un poco mas gorda, pero presumía de estar guapa y bien vestida.

Con el pasar de los años se fue engordando a tal punto que no podía caminar, se dedicó a vender ropa usada, traída de Estados Unidos de América, su único hijo, el que ella abandonó a los nueve años, le torció la cara y nunca mas la vino a visitar, murió sola y triste, sofocada por su peso su corazón no aguantó más y murió.

Elizabeth Zompopa se casó muy joven, con Leonel Fusilera, se fue a vivir a la finca de los suegros las fusileras, las vecinas mas jóvenes de su misma edad, se burlaban de ella por no saber, cocinar ni lavar ropa, por lo que era la comidilla del pueblo y la causante de que castigaran a algunos niños y niñas del pueblo por burlarse de ella.

Finalmente se fue a vivir a una finca lejos del pueblo, y ahí fue donde su marido Leonel fusilera fue cornudo, ya que Nacho fusilera se fue a vivir con ellos, y en las noches fría y de soledad Nacho fusilera y Elizabeth Zompopa se aprovechaban para disfrutar del calor humano, mientras Leonel fusilera vendía sus productos en el Mercado.

Olman zompopa, vio y vivió la desordenada vida de su familia, tanto en el aspecto sexual, económico y cultural, pero se alejó muy pronto del pueblo, solía decir “Que vergüenza con la familia” pero no tardó mucho tiempo en la ciudad regresó al pueblo, ya que la ciudad lo envió a la cárcel por un tiempo, por delitos pequeños.

Justamente regreso a tiempo para enterrar a Leonte Zompopa, el patriarca, recuerda que eran gitanos, a la matriarca también la acompañó al cementerio, a su hermano Leonel Zompopa, el que murió de sida y a Ceneida la gorda. Solo quedo él, ahora mismo no sé dónde está, si está vivo si murió, si tubo familia, no sé nada, será porque yo también me fui.

Leonel fusilera como ya les conté antes, se casó con Elizabeth Zompopa, fue cornudo muchos años hasta que se enteró que su propio hermano Nacho fusilera se liaba con su esposa, y se fue del pueblo, dicen que vive en Naranjo.

Teresa fusilera, dejo a Leonel Zompopa, se juntó con un señor flaco, alto y muy delgado y tuvo gemelos.

Segunda fusilera, alias Matute” siempre soñó con liarse con mariza Zompopa pero nunca lo logró, en sus borracheras siempre sacaba a relucir por qué Mariza Zompopa no lo quería, se casó con una chica del pueblo y se alejaron a un pueblo muy lejano, nunca mas supe de ellos.

Nacho fusilera fue un chulo, vago e irresponsable, siempre vivió, arrimado a algún hermano sin ningún tipo de consideración, incluso como ya les dije se liaba con la esposa de su hermano.

Analía fusilera, fue la querida de Leonel Zompopa por muchos años, cuando Leonel Zompopa adquirió el sida ya ella no estaba con él, se salvó, decían en el pueblo del peligro de contagiarse de sida.

También despareció del pueblo, no sé si vivió, murió o donde está, no sé si dejó hijos o hijas, será que yo también me fui del pueblo.

Ahora les cuento de mi familia, las mojarras a poca honra, mi abuelo Conga Valverde, nunca fue llamado Conga Mojarra, vivió y murió complaciendo a mi abuela, eran inseparables incluidas las fiestas, los matrimonios y las borracheras, quiero dejar muy claro que ella nunca probo el licor.

Mi abuela Hermelinda, era medio bruja, medio curandera, sobaba pegas y daba bebedizos para curar todos los males, murió a los ciento cinco años y pudo vivir más, pero una gran decepción acabo con su vida.

Mi pobre abuela al ver que se había alejado de Miramar de Puntarenas para un pueblo más pequeño, pensando en paz y tranquilidad se sintió frustrada por los acontecimientos diarios que solo le causaban tristeza y pocas ganas de vivir.

Pero la decepción de que les hablaba antes provino de un pastor que llegó al pueblo, o mejor dicho llegó al caserío donde vivíamos las mojarras, pidió hospedaje en la casa grande de mis abuelos y empezó a predicar, al cabo de diez años ya toda la finca estaba vendida por el pastor a otra persona, mi abuela se fió de él y quedó sin nada.

Antes de que el pastor llegara, vivíamos muy bien, bueno es un decir, vivíamos normal, bueno también es un decir, pero vivíamos, A Ulises, mi tío, lo apodaron pescado, para no decirle mojarra, ya que también Ulises era pequeño, muy pequeño, y realmente parecía un pescadillo.

Lilo Mojarra vivió toda la vida tomando licor, peleando y cada día subía al pueblo en su caballo, no se sabe a qué subía, pero llegaba al pueblo y tomaba suficiente para acabar con el poco dinero que tenía, pronto descubrió que el guaro de monte de los Zompopas era muy bueno, lilo le decía whisky de monte, también le gustaba las peleas individuales, también lo jóvenes del pueblo se divertían con él.

Recuerdo que había un muchacho que solía llegar un poco tarde al pueblo, ya que venía de ver a su novia, llegaba por atrás de Lilo le quitaba el sombrero y con el sombreo le golpeaba la cabeza a Lilo y salía corriendo un poco ya que Lilo estaba borracho y no le podía perseguir, pero un día Mi tío Lilo simulo que estaba borracho y cuando el chico le quito el sombrero Lilo reaccionó rápidamente, tenía en su mano un espina, de varios centímetros de largo, se la incrusto en la mano y a continuación emprendió la persecución con la habilidad de un tigre, ya que ese día no estaba ebrio.

El pobre chaval tuvo que correr y saltar una cerca para poder ponerse a salvo, todos en el pueblo se la pasaron bien riéndose de la trampa que había tramado mi Tío.

La vida de mi tío Lilo cambio totalmente con la llegada del pastor, para alegría de mi Abuela Hermelinda Mojarra ya que Lilo se convirtió en seguidor de Cristo.

Marino mojarra se casó con Nicida Zompopa, esa si fue una fiesta grande, dos terneros y un cerdo fueron el banquete, eso sí en casa de mi familia, las mojarras, no hubo peleas esa ves, ya el pastor estaba influyendo en las familias, principalmente en la mía, las mojarras.

Mandinga su hijo mayor, víctima de la polio fue un centro de diversión, por sus ocurrencias y sus dichos y su manera de hablar, siempre exclamativo.

Sus hermanos fueron el orgullo del pueblo por sus competencias internacionales.

Marino decía ser muy buen portero de futbol, pero siempre llegaba tarde a la acción y permitía constantes y numerosos goles.

Por otro lado, Ulises Mojarra, pescado y Hugo mojarra se dedicaban a trabajar la finca, pero los fines de semana se unían a varios chicos del pueblo para escuchar por la radio, partidos de futbol y peleas de boxeadores famosos de la época y para construir su propia fábrica de licor clandestino, también aprovechaban para robar y comer gallinas.

Recuerdo que yo me escondía en el monte para ver todo lo que hacían y en una ocasión casi fui descubierto por una expresión dicha por Hugo Mojarra, cuando su hermano pescado llego con una gallina muerta, a Hugo le correspondía quitar las plumas a la gallina, al alumbrar con el foco descubrió que conocía esa gallina y expreso “Pero esa es la gallina chiricana de mama”, no pude aguantar las ganas de reír y salí corriendo mientras ellos me perseguían, era de noche nunca me vieron, menos atraparme.

Los vecinos después de tanto robo de gallinas se habían provisto de perros, rifles y trampas para atrapar el supuesto zorro, coyote o comadreja que los estaba dejando sin gallinas, por lo tanto, no había otra opción que robar en sus propios gallineros.

El dicho de la Chiricana de mama, refiriéndose a una gallina sin plumas en el cuello, se hizo famosa en el pueblo, por lo que los vecinos se enteraron y dejaron de robar gallinas, creo también que ya estaba el pastor predicando y eso influyó en la decisión de cerrar la fábrica de licor y el robo de gallinas.

Después de que se terminaran las actividades delictivas, debido a la alarma del pueblo, a los sermones del cura y los consejos del Pastor, los jóvenes nos dedicamos a jugar futbol y a ir de campamento al rio, ahí apareció Marisa Zompopa con ganar de ligar con pescado, lo que son las cosas Matute fusilera toda la vida detrás de Marisa zompopa y Marisa zompopa detrás de pescado” yo no entendía que era el amor.

Mi tío pescado nunca le gusto Marisa, terminó casándose con una chica de la montaña, pescado también se decepciono del pastor, volvió al licor y llenó de hijos a su mujer, luego empezó a maltratar y pegar a sus hijos y a su mujer por lo que acabo divorciado y en la cárcel.

Mi tío Hugo mojarra encontró refugio en un grupo religioso proveniente de Estados Unidos llamados Menonitas, ahí también entro mi tío gelo, lelo y lilo, también mi madre Marina Mojarra.

Yo me fui a vivir muy lejos muy lejos, nadie sabe dónde vivo, una vez escuche un rumor de que piligüe había muerto, no tengo contacto con nadie de esas familias ni con mi pasado estoy en una finca, alejado de todo, los pocos vecinos me llaman Don, nadie sabe que fui Mojarra y sigo siendo Pilingüe

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: